viernes, 8 de febrero de 2008

La Virgen del Valle



Yo le debo una promesa a La Virgen, y vivo mortificado por eso, yo se que le voy a llevar las morochas y espero que no este brava conmigo. Con esta historia no busco ganar indulgencia, ella sabe que esta historia me encanta, la cuento despacito y al final siempre se me quiebra la voz, espero les guste!

Yo tengo una amiga a la que adoro, tiene los ojos azules mas bellos que el mar! Yolanda me cortaba el cabello en La Trinidad, y me consentía mucho, cuando no tenia clientes me acostaba en la silla donde se lava el cabello y me echaba agua en los ojos mientras conversábamos, era el cielo!

Un día estaba en la peluquería y note a una muchacha hermosísima, como de 17 años, le estaban haciendo las uñas de los pies, y le pregunte quien era. Ella me dijo que era una primita suya, y me señalo el pie, yo lo detalle y vi con asombro que le faltaba el dedito meñique del mismo y entonces me contó la historia.

Cuando tenia 3 añitos vivía llegando a Las Minas y un día se salio de su casa y dejo la seguridad de la acera, con su inocencia no vio el peligro y una gandola que pasaba le piso la piernita, perdió el dedito en el acto, de hecho el mismo quedo dentro de su zapatico, la llevaron de emergencia y la cosa no se veía bien, la piernita tomaba un color nada prometedor y los doctores pensaban lo peor, así se lo hicieron saber al Padre de la criatura y le informaron que ya habían esperado demasiado, que iban a amputar!
El Padre desesperado les pidió que esperaran hasta la mañana siguiente, los doctores le advirtieron que solo era prorrogar lo inevitable pero accedieron y esa tarde-noche le rogó a La Virgen que le salvara la pierna a su niña! Le ofreció en ofrenda una piernita de oro que llevaría a La Iglesia del Valle del Espíritu Santo en Margarita. La Virgencita linda obro el milagro y ya a la mañana siguiente cuando los doctores la vieron no lo podían creer, la mejoría era tal que era inexplicable, como son todos los milagros y así la niñita regreso a su casa a los días.
El Padre se busco un orfebre para cumplir su promesa y este le hizo una piernita de oro, cuando la llevo a Margarita y se la iba a entregar al Padre de La Iglesia, la ofrenda se le cayo y se le desprendió el dedo meñique!, el Papá de la niña entro en llanto y le explico al cura la historia, y este le acepto solo la piernita y le entrego el meñique para que se lo quedara.
La piernita con solo cuatro deditos se quedo en La Iglesia y el Papá se quedo con el meñique y con una hijita que llego a transformarse en una hermosa adolescente para cuando yo la conocí!


Gracias Yolanda por esta historia que no me canso de contar y a mi familia y amigos que La Virgen nos proteja con su Manto Sagrado de la maldad y la enfermedad!
Amen!

2 comentarios:

Mariela dijo...

Hola Enriquito... esté es uno más de millones y millones de relatos espeluznantes de los Milagros de la Virgen del Valle... En Noviembre 2007 estuve por allá. Hacía 12 años que no pisaba la Isla... La iglesia estaba Hermosa... Me sorprendí porque la encontré de otro color. Ahorita está así como en tu foto en un amarillo tostado claro... hace años era rosada... Entré por supuesto al Museo y admiré nuevamente las miles de ofrendas por favores concedidos... Uno no deja de sorprenderse y emocionarse de saber que más allá de lo que nos imaginamos... hay una presencia divina que nos protege.
Dios y la Virgen bendicen a Venezuela!!!

Juan Carlos Partidas dijo...

Que historia tan bonita, Enrique.
Un abrazo.